Poemas de Federico Garcia Lorca.

OTRA ESTAMPITA

Las antiguas doncellas
que no fueron amadas
vienen con sus galanes
entre las quietas ramas.
Los galanes, sin ojos,
y ellas, sin palabras,
se adornan con sonrisas
como plumas rizadas.
Desfilan bajo grises
tulipanes de escarcha,
en un blanco delirio
de luces enclaustradas.
La ciega muchedumbre
de los perfumes, vaga
con los pies apoyados
sobre flores intactas.
¡Oh luz honda y oblicua
de las yertas naranjas!
Los galanes tropiezan
con sus rotas espadas.

[Poema anterior] [Otro poema]


(C) 2003-2004-2005 versos.net